Publicado en el numero 115 de la revista inrockuptibles

Marzo 2011

 

De la Kaaba se dice que flotó mil años sobre las aguas que cubrían la Tierra antes de que los continentes emergieran desde las profundidades. La primera vez que el cubo errante tocó el suelo fue la única: se estacionó en La Meca y ahí sigue hasta el día de hoy. Una piedra negra descansa engarzada sobre uno de los muros laterales de la Kaaba y es un objeto de devoción intensa para el mundo musulmán.

Mateo Amaral Junco crea su propia mitología sensorial que se alza siempre en torno a un único programa monolítico: su “largometraje de ciencia ficción abstracta” titulado, casualmente, Una piedra negra. Una idea masiva que lleva ocho años de expansión ininterrumpida, cuyos capítulos se exhiben ocasionalmente a modo de entregas y que genera su propio pozo gravitatorio al que el resto de las producciones del artista (dibujos, pinturas y arreglos sonoros condenados al satelitismo) van a parar. Una historia espacial de amor y confusión a la vera de un asteroide negro que, como un backup enigmático, almacena todo aquello que ocupó alguna vez un lugar en el Universo.

Miembro fundador del colectivo Oligatega Numeric -hoy en estado de hibernación-, Amaral Junco es un operador polifuncional con la pretensión de levantar una estética nodriza que rija por sobre todos los aspectos de su obra. Él mismo anima, actúa, dirige y compone la música de su gran película; el resultado, obviamente, es de unidad elemental total. Coordina además un rico juego de referencias visuales, sónicas y narrativas que van desde Eric Chahi y su magnum opus del polígono ensamblado, Another World, hasta las grabaciones sonoras de campo, pasando por el canon cyberpunk y por una consagración casi doctrinaria al glitch que deja en evidencia un entendimiento profundo sobre las herramientas con las que trabaja. En tiempos de confusión, la galería Foster Catena elige defender el videoarte y lo hace con estilo, de la mano de uno de los proyectos más personales y ambiciosos que dio el género en nuestro país.